Quienes Somos Aplicaciones Productos Recursos Obras de Referencia Contactos  
 

Aislar cerramientos verticales. El caso de los puentes térmicos

Al aislar un cerramiento hay que tener en cuenta la presencia de puentes térmicos, zonas donde, por falta de aislamiento térmico, se produce una discontinuidad con menor resistencia térmica (o, lo que es igual, con mayor transmitancia térmica, U –antiguo coeficiente K-) que el resto del cerramiento.

Ésto es particularmente aplicable a los cerramientos verticales de los edificios (más que a las cubiertas o a los suelos), ya que se pierde frecuentemente la homogeneidad y continuidad de la envolvente debido a diversas razones constructivas / funcionales entre las que destacan, por su gran incidencia:

  • encuentros del cerramiento vertical con elementos estructurales: forjados, vigas y pilares (figura 03).
  • huecos de ventanas y elementos asociados: capialzados y hornacinas.
  • incorrecta instalación del aislamiento térmico.
WALLMATE IBP-AP en puente térmico

Así, por ejemplo, en un edificio de viviendas con estructura de hormigón y paredes exteriores con cámara rellena de aislante, las pérdidas de calor extras (contando con que el aislante de la cámara esté bien instalado…) pueden variar entre un 20 y un 30%, sólo por la interrupción de la cámara debida a los elementos estructurales (dejando aparte los huecos).

Además, y ésto es lo más preocupante de un puente térmico, aumenta notablemente el riesgo de condensaciones superficiales y, consiguientemente, de formación de moho, en la superficie interior del puente térmico.

Según el diagrama de temperaturas del cerramiento, se tiene que la temperatura superficial interior, Tsi, es igual a:

Tsi = Ti –U(Ti-Te)/hi

donde:
Ti = la temperatura del ambiente interior.
Te = la temperatura del ambiente exterior.
hi = el coeficiente superficial interior de transmisión de calor.
U = el coeficiente de transmitancia térmica del cerramiento (antiguo coeficiente K).

Por tanto, si aumenta U (como ocurre en los puentes térmicos), Tsi disminuye y aumenta el riesgo de condensaciones superficiales sobre la pared fría resultante. (Se producirán las condensaciones cuando Tsi = punto de rocío del ambiente interior. El moho empieza a formarse antes del 100% de humedad relativa -es decir, antes de la condensacion como tal-, con 80 - 85% HR).